mercoledì 17 ottobre 2007

Cuba relato online: El Camello

El camello, existe a Cuba no solo en el parque zoológico, existe ciertamente.

La idea fue toda de Juan; Juan el genio!


Juan “miembro destacado”, no había nunca dado en el clavo con una de sus ideas pero sólo él sabia de ser un genio y quería sorprender. La situación del transporte se transformaba en emergencia nacional. El partido necesitaba a Juan, hijo predilecto del pueblo, hombre que vive entre las masas, nadie mejor que Juan. Se le
dio la misión especial de resolver el problema en breve tiempo o se perdía la confianza depositada en él. O sea le pasaban la cuchilla, lo eliminaban.

Después de todo basta ya!! pensaba Juan.

Sentado con un gran
Cohíba y una Cristal para olvidar las penas, no digo una cristal, digo dos Cristales, no digo dos, digo tres Cristales. Confundido, embriagado de las preocupaciones, sintiéndose como un atlante que sostiene el peso de once millones de personas de transportar sobre sus espaldas y sin tener la mas mínima idea de qué Mierda hacer.


-Mierda,,,pero ¿qué mierda es esta?.

Sintió ese fuerte olor a estiércol que te entra fino los sesos te invade, te cubre , te viste, te envuelve y aunque si te resistes no te abandona, tienes solo un segundo de tiempo para decidir tu destino. Continuas a
retener el respiro y mueres ahogado; o coges una bocanada profunda de aire y sucumbes en tan fétido olor.

Respiró.

Juan no solo respiró,,, respiró profundo.

Vio un camión enorme lleno de vacas llevadas al matadero pasar delante. Lo siguió con la mirada....

El chófer con su gorra roja, lo mira y le sonríe con maldad.

Alza el dedo central de su mano en fatal señal y pone cara de quien sabe lo que deja cuando pasa. Esta vez ha sido él a
joderte,,, Juan.

Juan como un rayo de luz, fulminado del olor y de la idea Genial saltó del asiento y dio las gracias al señor por tan feliz suceso.

-Hizo un par de cuentas de la sierra, (y nunca mejor dicho). Una vaca equivale a cuatro personas, treinta vacas por cuatro...l.q.q.d.

-
Eurecaaaaaaa!!!!! Gracias señor por haberme mandado este ángel alado con alas de hierro y cabeza roja!!!

Se podían
transportar 120 personas a la vez!!!
Todo un ejército se estaba en aquel “Camello de Troya”


Así gracias a Juan, el genio, vemos pasar en continuación este largo injerto fruto de la unión de dos pedazos de camión, que formando una delicada curva central hacen venir la idea de tan exótico animal llegado hasta nuestros días por idea de Juan.

En su lugar, yo, le hubiera metido dos cuernos así se rinde honor a quien honor merece ,,!LA VACA!!.



Juan será pronto condecorado, no sólo como Vanguardia Nacional, pienso q recibirá también un premio Internacional por la Defensa de los animales.

Sí, porque desde que Juan inventó el camello, las vacas cubanas para ir al matadero, no deben sufrir más tantas y tantas horas de largos y fastidiosos traslados en condiciones difíciles.

Del matadero se han salvado para siempre!!


Tomar tal decisión para Juan y su grupo ha sido una cosa difícil, reunidos por semanas debían decidir. Entre transportar ¿ vacas o personas? esta vez hemos tenido la preferencia, poniendo también a salvo LA VACA cubana animal en peligro de extinción; o ¿extinto???

Al final soy muy feliz, el problema está resuelto.

Permanece oculta sólo, la completa historia del origen del Camello. Aunque si algunos por cierto tienen sus sospechas.

Les invitó a venir a Cuba, y subir sobre uno de estos artilugios.

Verán ahora:

-¿todos listos? Agarrarse fuerte al pasamano y esperar la parada.

KIIIIIIIIIIIII,CHK.( ruido de las gomas en el asfalto durante la parada)

Es en ese instante donde brazo, cuerpo, pasamanos ensamblados se pliegan intentando superar todas las reglas de elasticidad e inercia corporales.

Solo entonces la verdad aflora.
Se escuchan voces que gritan a todo galillo:

-
ehh tú... ¿qué te crees que llevas?, ¿qué piensas que somos? Vacas...

Se ve una gorra roja girarse, mostrando una sutil sonrisa con la maldad de quien piensa,,,,, Esta vez ha sido también él a
jodernos.


Moraleja:

“si tienes en un Camello a tu disposición, cuidado con la Parada”